¿Puede doler el corazón por desamor? La ciencia tiene algo para decir

Sin duda has pasado por algún momento muy difícil de superar en tu vida: una ruptura amorosa o la pérdida de un ser querido.
Y durante ese tiempo, quizá te hayas sentido mal físicamente, débil, con dificultad para concentrarte y sin ganas de nada, ¿verdad?. Pero ¿te has preguntado si el dolor que sientes es físico? ¿De dónde viene la idea del corazón roto? Esa puede que no sea una mera idea: la ciencia explica que es más real que metafórica.
 
¿Duele de verdad el corazón roto?
Los psicólogos Robert Emery y Jim Coan responden esta pregunta en un artículo de Scientific American: el término «corazón roto» describe la experiencia de sufrir dolor físico y emocional. Cuando sentimos el dolor en el corazón, vivimos una mezcla del estrés emocional y las sensaciones que este induce: tensión muscular, aumento de la frecuencia cardíaca, falta de aire y dolor estomacal.
 
 
Pero hay más que solo estrés: la evidencia sugiere que el cerebro reacciona de igual manera al estrés emocional que a las amenazas físicas. ¿Cómo es que las emociones desencadenan sensaciones físicas? Aún no se tiene una respuesta clara a esta pregunta, lo que se sabe es que así sucede.
 
De acuerdo a un estudio realizado en 2009 por la Universidad de Arizona y la Universidad de Maryland, una agresión emocional puede desencadenar una cascada de sensaciones físicas. Durante una experiencia estresante, la región cerebral que regula las reacciones emocionales aumenta la actividad del nervio vago, lo que causa dolor y náuseas.
 
Otro estudio comprobó que el rechazo social supone la misma actividad cerebral que el dolor físico, midiendo la actividad cerebral de las personas al ver la foto de una persona con la que recientemente habían roto, y observando que se activa la misma área cerebral que indica dolor.
 
Es más, puede que el corazón roto sea mortal, según una investigación que comprobó que el estrés relacionado a la muerte de un ser querido aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón desde un 20 a un 35 %, especialmente en el período de luto inicial. Sí es posible que el amor esté relacionado a una buena salud cardiovascular.
 
 
 
El amor apaga el dolor
Según explica Scientific American, algunos experimentos llevados a cabo en ratones demuestran que su sensibilidad al dolor se ve aumentada cuando observan a su compañero de jaula experimentar dolor, y sin embargo, esa misma sensibilidad es disminuida cuando el ratón es colocado junto a otro sano, que además ya conoce.

Un estudio realizado por Coan, además, respalda estos resultados, ya que concluyó que pequeños actos de bondad y de cariño (como ser tomado de la mano) pueden mitigar la respuesta cerebral al dolor y con ello esta sensación.
 
Aunque todavía no se entienden demasiado bien las conexiones entre el dolor físico y el emocional, los resultados de estos estudios demuestran lo cercanos que son estos dos, y lo real que es el dolor del corazón roto.

 

Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL