La verdadera razón por la que vives cansado aun si trabajas todo el día sentado

El gran misterio de la vida adulta: ¿por qué pasar ocho horas sin hacer nada más que mover los dedos sobre un teclado nos deja tan fatigados al final del día?
Si tienes un trabajo físicamente agotador, entendemos por qué lo único que quieres hacer apenas llegas a tu casa es dormir o tirarte en el sofá a ver televisión. Pero, para aquellos que solo caminamos hasta la cocina o el baño de la oficina, la razón permanece un misterio.
 
¿Qué hace que el trabajo de oficina sea tan cansador? La psicología ha intentado encontrar una respuesta a esta pregunta, cuestionándose qué causa el agotamiento mental. «Es realmente un misterio, para ser sincero», dice a Vox Michael Inzlicht, psicólogo de la Universidad de Toronto que se ha encargado de investigar el tema. Y, sin embargo, la ciencia tiene un par de hipótesis que responden a la pregunta.
 
 
El agotamiento del ego
Una de estas hipótesis es que, aunque estemos sentados, realizar un trabajo creativo, o razonar, o concentrarte en una tarea, agotan una reserva interna de energía. Algunos científicos creen que esta reserva que se agota es el autocontrol, y, cuando se vacía, llaman a este efecto «agotamiento del ego».
 
Así funciona: hace 20 años, los psicólogos Roy Baumeister and Dianne Tice llevaron a cabo un experimento en que ofrecieron galletas con chispas de chocolate a algunos participantes, mientras los demás debían tomar su snack de un recipiente con rábanos, sin tocar las galletas. A un tercer grupo no se le ofreció comida. Unos minutos después, se pidió a los participantes que resolvieran un ejercicio. El grupo que comió rabanitos no pudo con el ejercicio, mientras que los demás participantes encontraron la respuesta en un tiempo promedio de 20 minutos.
 

El problema con esta hipótesis es que muchos psicólogos no están seguros de que sea real, dado que numerosos estudios han desmentido los resultados de esta investigación, que desde su publicación se ha convertido en muy popular dentro de la comunidad científica. Cualquier tipo de tarea puede requerir autocontrol, y este es un término demasiado amplio como para estudiarlo rigurosamente.

De acuerdo a Vox, un estudio comprobó que un cerebro que trabaja duro no gasta mucha más energía que otro en reposo, y estimó que la diferencia equivale en energía a una fracción de un Tic Tac. Esto responde la pregunta que todo el mundo se hace: «¿El cerebro gasta más energía cuando resuelve un complejo problema matemático que cuando está desconcentrado mirando televisión? Todos los que lo han medido han dicho que no», dijo Kevin Hall, investigador de la obesidad en los National Institutes of Health (de Estados Unidos), para otra nota del sitio.

 

La falta de motivación
Entonces, si la primera hipótesis está tan errada y la actividad cerebral no gasta energía, ¿qué hace que los días en una silla parezcan tan largos? Un estudio publicado en Annals of Behavioral Medicine establece, además de la hipótesis de que la fatiga es causada por el agotamiento de un recurso finito, otra más novedosa: que los cambios en la motivación, en la atención, y en el esfuerzo dirigido a una meta, provocan la fatiga.
 
En este estudio participaron cerca de 100 enfermeras que trabajaban en turnos de hasta 12 horas. En intervalos regulares, las trabajadoras reportaron cómo se sentían. También usaron dispositivos que permitían medir su actividad física. «En algunas personas, la actividad física es fatigante. Pero, para otras, es energizante», dice a Vox Derek Johnston, autor del estudio, que concluyó que la fatiga estaba directamente relacionada con la falta de motivación de las enfermeras: cuanto más motivadas estuvieran, menos cansadas se sentirían.
 
Inzlicht también comprobó esto en un estudio en el que preguntaba a 159 estudiantes, durante una semana, en varios momentos del día, qué tentaciones y deseos estaban teniendo, y cuál era su nivel de actividad mental en dicho momento. «Lo que más nos sorprendió fue que el factor más predictivo [de la fatiga] no era el esfuerzo mental [...], sino el número de tentaciones», concluye el psicólogo.
 
«Si estás en el trabajo, y eres como yo, tienes algunas ventanas abiertas, por ejemplo, Twitter», dice. Este tipo de tentaciones nos quitan la motivación para hacer nuestro trabajo, factor que nos provoca este cansancio.
 

 
Un estudio reciente de la Universidad de Northumbria, en Reino Unido, descubrió que podemos acceder a reservas de energía incluso cuando nos sentimos totalmente agotados, si tenemos una motivación. En el caso del estudio, la motivación fue la atracción: se pidió a varios hombres jóvenes que corrieran en cintas hasta el agotamiento. Luego, antes de la segunda parte del ejercicio, un grupo de estos hombres habló con un asistente masculino, y el otro con una mujer atractiva. Los que habían hablado con la mujer rindieron más en promedio que los restantes. También se ha demostrado que el dinero puede ser un gran motivador.

Es decir: el cansancio está en tu cabeza. Al menos, esta es la teoría del investigador italiano Samuele Marcora, que dice para Outside: «Normalmente, cuando los fisiólogos del ejercicio hablan del cerebro, lo ven como el centro de la fatiga, y a la fatiga como una función motora. No hablan de psicología, ni de la percepción de la fatiga».
 
El investigador exploró el impacto de la cafeína en la fatiga, con un experimento en el que cada día tomaba una pastilla que contenía cafeína o nada (un placebo). «La cafeína funcionaba, como podíamos esperar, pero no solo en la manera en que es entendida tradicionalmente (que mejora el uso de glucógeno). Estimula el cerebro y reduce la percepción del esfuerzo».
 
 
Mejora tu motivación
Para no sentirte tan cansado luego de un largo día de trabajo, trata de minimizar las tentaciones en tu escritorio: aleja tu celular y cierra las ventanas con redes sociales. Pero todo eso no quiere decir que no te merezcas un buen descanso y un merecido premio durante el día, ya que se sabe que organizar descansos mejora la productividad.

 

Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL