Ahorra cuando compres ropa: los tips más efectivos que ningún vendedor te dirá jamás

Vernos bien nos hace sentir bien con nosotras mismas, y eso es el accesorio que mejor va con todo. Si das pasos confiados en tu conjunto del día, se nota, e incluso se puede reflejar en algunos comentarios: ¡qué bien te ves!
10 maneras de ahorrar en ropa
La ropa, además de ser una forma original, creativa y única de adornarte, es costosa. Para conservar tu estilo sin que tu billetera sufra, te damos algunos consejos.
 
1. Compra básicos baratos
Los básicos: esas prendas que utilizarás, debajo de la ropa, para mantenerte calentita en invierno, por ejemplo. Son prendas que no dicen nada, y seguramente llamen más la atención sobre los accesorios que estás usando o tus zapatos. Además, dado su repetido y constante uso, se manchan o rompen con facilidad. Entonces ¿cuál es el punto de gastar cientos de billetes en ellas?
 
Si vas a comprar básicos, compra prendas baratas: seguramente sean de la misma calidad que las de marca, y a un precio mucho más reducido. Como es ropa que estarás cambiando constantemente, te conviene ahorrar por ese lado para poder invertir en algo mejor.
 
 
2. Ve de compras fuera de temporada
Si compras en anticipación a lo que va a venir, estás pagando el precio máximo al que se va a vender la prenda. Y, si bien es cierto que comprar un nuevo vestido puede hacerte feliz porque te recuerda que la primavera está por llegar, haciéndolo fuera de temporada puedes ahorrar hasta la mitad del precio al que se vendía originalmente. Es raro comprar una prenda para no estrenarla hasta el año que viene, pero dale una oportunidad a este truco: tu bolsillo te lo agradecerá.
 
3. No te dejes llevar por la moda
Las modas son tan efímeras que si compras algo muy característico de este año, lo más probable es que el año que viene pienses: “esto es tan del año pasado”, y no quieras volver a usarlo. Revisa si el frenesí de comprar ropa que es tendencia y repetir esto todos los años está dañando tu capacidad de ahorrar dinero. Si estás constantemente cambiando tu ropa y no usándola por mucho, entonces no es barata.
 
Elige prendas que sepas que se van a quedar en tu guardarropa por mucho tiempo. Incluso aunque se trate de ítems de moda, puedes hacerlos una marca de tu estilo una vez haya pasado la tendencia.
 
 
4. Evita las compras impulsivas
Las grandes tiendas suelen lanzar algunas fechas en las que liquidan todo: si asistes, ves un mundo de gente eligiendo artículos y te parece que la tienda se va a quedar vacía. Dada la competencia y la falta de tiempo, no puedes pararte a pensar si realmente necesitas lo que vas a llevar. Ni siquiera puedes concentrarte en lo que estás comprando: tu mejor suerte será salir de allí con algo que te guste y que sea de tu talle.
 
Por eso, y aunque sea, en principio, más caro, elige el mejor momento para comprar ropa: que no sea luego de situaciones estresantes, y en un horario en que sepas que no va a haber muchas más personas para confundir tu compra.
 
5. Cuenta hasta tres
Una buena forma de evitar comprar impulsivamente es contar hasta tres antes de pasar por la caja. Párate un momento a pensar en tres razones por las que necesitarás esa prenda. Si las tres razones son “la quiero, la quiero y la quiero”, evita seguir en la fila.
 
Otra manera de comprar ropa de manera inteligente es pensar en tres prendas con las que puedas combinar la que te vas a llevar o en tres ocasiones especiales en que la puedas volver a usar.
 
6. Cuida tu ropa
Además de comprar barato y evitar las compras impulsivas, debes cuidar los artículos que ya tienes. Fíjate en las etiquetas la temperatura de lavado y planchado y síguela a rajatabla para asegurar la máxima duración de tus prendas. Si se manchan, trata de quitar la mancha lo antes posible, y busca en internet maneras de limpiar la prenda según el tipo de mancha.
 
Los trajes de baño son las prendas que menos suelen durar, al menos no si pasas buena parte del verano en el agua. La sal, el cloro y el sol pueden debilitar la prenda, estirarla o hacer que pierda su color. Al quitarte cada pieza, enjuágala bien y trata de lavarla enseguida. Sécala al aire, pero no al sol.
 
7. Guárdala correctamente
¿Dónde se arruina más la ropa? En el guardarropa, por supuesto. Dobla cuidadosamente cada prenda y apílala de forma ordenada; no la tires sin muchas ganas, de esta forma quedarán marcas. Hay piezas que es necesario colgar, y para esto es mejor que consigas perchas con la forma y la textura adecuada, que no dañen tus telas.
 
 
 
8. Si se rompió, arréglalo
¿Cómo te va con el hilo y la aguja? No hablamos de hacer tu propia ropa, que es mucho más difícil, sino de tener nociones básicas para poder arreglar las prendas que se rompan. Porque sí, por más que compres de marca, hay accidentes que no puedes evitar.
 
Con un par de videos de tutoriales deberías comenzar a manejar algunas técnicas para volver a unir tus telas. Es más, incluso puedes ir más allá y aprender a hacer lindos bordados, o a convertir unos pantalones viejos en una falda o en un bolso. Ponerte creativa con las prendas que ya no usas es una forma genial de seguir dándoles vida.
 
9. Vende lo que ya no usas
Cuando te aburras de una prenda, pon anuncios en internet: aunque no recuperes todo lo que gastaste en ella, puedes obtener una buena parte y usarla para llenar la chanchita o para compras más conscientes. Lo mejor de este consejo es que, de alguna manera, más que ahorrar dinero, lo ganas.
 
10. Si conoces a alguien que trabaje en una tienda…
No estamos diciendo que te hagas amiga de los vendedores, aunque esto podría funcionar también. Si tienes algún amigo o familiar que trabaje en una tienda de ropa que te guste, puedes enterarte antes de cuándo serán las rebajas o pedirle que te aparte algún artículo. Además, los empleados tienen importantes descuentos especiales, por lo que puedes pedirle que los use para que puedas comprarte lo que quieres con un precio mucho menor.

 

Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL