PALLADIUM
Cocina

3 formas nuevas de usar hierbas en la cocina




Si hacer pesto es tu mejor opción para utilizar una gran cantidad de hierbas, es hora de pensar más allá de la licuadora. ¿Por qué no presionarlas y sellarlas entre láminas de pasta? ¿O al vapor en una mermelada salada para esparcir sobre un crostini? ¿O remojarlos con crema dulce y mezclarlos con chocolate derretido para un semifreddo hipnótico?

 

¡Es tiempo que quites el dedo del botón para hacer puré!, aquí te enseñamos algunos trucos nuevos a tus hierbas favoritas:

 

 

1. Presiona y sella:

 

Al igual que presionar una flor entre las páginas de un libro, sellar hojas de hierbas enteras en la masa limita su exposición al aire oxidante, preservando sus colores naturales. La misma masa versátil se puede usar para hacer raviolis de albahaca, laminas doradas de Carta di Musica, ¡o ambas!

Las hierbas tiernas como la albahaca y el eneldo son las mejores para esta masa pura y delicada; las hierbas duras y fibrosas como el tomillo y el romero pueden hacer que se rasgue.

 

 

2. Sazona y fríe:

 

Cubos de papa frita pequeños, crujientes y salados acompañan una mezcla de cerdo especiado y herbácea en los tacos de papa con chorizo verde, que obtiene su fuerte sabor y un tono verde de una pasta espesa de chiles verdes carbonizados, cilantro y orégano.

El orégano mexicano es de la familia de las verbenas y tiene matices cítricos; si no puedes encontrarlo, el disponible orégano griego es una alternativa perfectamente deliciosa.

 

 

3. Impregna y añade:

 

Puñados de menta están infusionados en la base de crema de esta Stracciatella Semifreddo de Mento; un fuego lento lento libera los aceites de la hierba en la base sin eliminar nada de color. La clave para extraer aún más el sabor de menta más es magullar la menta de antemano; cortar las hierbas rompe solo las células de las plantas que toca el cuchillo.

En su lugar, golpea las hierbas con un rodillo o una cuchara de madera para romper las paredes celulares y liberar los sabrosos aceites.

 

 

 

Más conocimiento de hierbas

 

 

1. Almacenamiento:

 

Desenrolla los manojos de hierbas frescas y tiernas; enjuaga y seca. Recorte medio centímetro de los tallos. Coloca las hierbas, con el tallo hacia abajo, en un vaso con 2.5 cm de agua. El perejil, el cilantro, la menta y el eneldo se pueden refrigerar; la albahaca preserva mejor su tono verde cuando no está a temperatura ambiente.

 

 

2. Crecimiento:

 

Ya sea que tengas un jardín, o un par de macetas extras en tu entrada o solamente una cocina con iluminación natural, es fácil crecer tus propias hierbas. ¿Tienes poco espacio? Amamos esta maceta de autorriego Chef’n Self-Watering Herb. ($30 dólares en amazon.com)

 

 

3. Para decorar:

 

Resiste la tentación de preparar adornos herbales por adelantado —cortar las hierbas expone sus células llenas de clorofila, resultando en el oscurecimiento de las hojas. Para un mejor resultado corta las hojas con un cuchillo bien afilado justo antes de usarlas.

Llámanos 833 69 19 Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2019 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL