Barack Obama sobre el día en que dejó a Malia en Harvard: 'Yo fui básicamente inútil'

Ver crecer a sus hijas ha sido de las mayores satisfacciones para Barack Obama, quien junto a su esposa Michelle, ha vivido cada etapa de la paternidad con plena alegría. Apenas en agosto, la familia celebró un gran momento: el ingreso de Malia a la Universidad de Harvard, instante que el ex Presidente de los Estados Unidos ha descrito como uno de los más emocionantes pero también difíciles, ¿por qué razón?

Dando detalle de lo acontecido, Obama reveló que dejar a su hija en el dormitorio de la universidad había sido como “una cirugía a corazón abierto”, afirmó durante su más reciente entrevista para el programa televisivo del presentador David Letterman. Aunque en anteriores ocasiones ya se había expresado al respecto, esta vez quiso ahondar en cómo vivió la familia esta transición, que ha sido de lo más conmovedor estos últimos meses.


Sin embargo, las cosas nos resultaron igual para cada integrante de los Obama, pues él dijo que pudo percibir cómo se comportaron su esposa y Sasha ese día en que Malia se instaló en el dormitorio. “Fue interesante ver cómo cada quien manejó las cosas de diferente manera. Michelle tenía un guante de limpieza y revisó el baño… Sasha trató de actuar como si nada, porque no quería admitir que extrañaría a su hermana, así que ayudó a hacer la cama y doblar la ropa…”. Sin perder su característico sentido del humor, tocó el turno de definir su comportamiento aquel día. “Yo fui básicamente inútil”, agregó.

A lo largo de la charla con Letterman, Obama reconoció que mientras estuvo con Malia el día en que la acompañaron a Harvard, fue capaz de contener sus emociones, aunque estando lejos de su hija se sintió conmovido. “Estuvimos tranquilos frente a Malia. Cuando nos marchamos, el Servicio Secreto fingía delante de mí que no me escuchaban lloriquear en el asiento trasero…”, agregó, sin dejar de recordar la anécdota de cuando su hija le pidió ayuda para armar una lámpara de escritorio, actividad que le llevó cerca de media hora, cuando lo tendría que haber conseguido en cinco minutos, dijo. “Fui simplemente patético”, dijo en tono de broma.

Por ahora, el ex Presidente asegura que se mantiene en contacto con su hija a través de mensajes telefónicos, hecho que lo ha llevado a reflexionar sobre el uso de la tecnología. “Pienso que lo que ha cambiado desde éramos niños es la tecnología… Llegué a casa y (Malia) sabe que soy patético, así que me envió mensajes de texto con corazones y, ya sabes, hablamos de manera habitual…”, contó Obama a Letterman.
Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL