Hijos: ¿Qué hacer antes de regañarlos y castigarlos?

Un castigo suele frustrar mucho a un niño y no le ayuda a mejorar su comportamiento.

Sobrecastigar al niño es negativo porque al final se acostumbran a no tener nada, por lo tanto no le importa que le dejemos otra semana más sin bicicleta, tele, pastel etc. 

La alternativa efectiva al castigo está en las normas, los límites, en establecer consecuencias a sus acciones y por supuesto y lo más importante, reforzar sus conductas adecuadas para que sean las que se repiten.   

 Por lo tanto, cuando el niño esté en casa jugando, o realice sus actividades cómo deben de ser y esté tranquilo, reforzaremos y felicitemos esa conducta. No solo hay que enfocarnos en conductas negativas, pues es ahi donde más tienen nuestra atención y no es el objetivo. 

Cuando castigamos al niño, solemos tener el objetivo claro de que lo hacemos para que la conducta no vuelva a repetirse, que el niño aprenda que eso no se hace. Pero más positivo que castigarle, es ayudar al niño a conseguir metas y objetivos, y para que los consiga tiene que saber qué es lo que esperamos de él o qué tiene que hacer en determinados momentos, (si le llamo que venga, que se coma todo, que recoja los juguetes).

Otro punto importante es establecer consecuencias a las acciones de los niños, consecuencia, NO castigo. Por ejemplo, si no recogemos los juguetes mañana no podremos jugar con ellos, podrá jugar con otras cosas o hacer otras actividades pero no podrá usar lo que no recogió o el causante del comportamiento. podemos tambien como segunda opción reducir el tiempo de otras actividades. 

Por lo tanto más que castigar al niño, hay que enseñarle que lo que hacemos tiene unas consecuencias y debo aceptarlas

 

 

 

 
Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL