Tu rostro envejece a causa de estos 5 hábitos cotidianos (la mayoría son fáciles de abandonar)

Si hay algo que no podemos cambiar, es el proceso natural de envejecimiento. A todas las personas nos vendrán las arrugas y las líneas de expresión; eso es inevitable. Pero, hasta cierta edad, podemos minimizar su efecto y prevenir el envejecimiento prematuro.
 La exposición al sol es un factor que siempre se nos viene a la cabeza al pensar en las arrugas y las manchas en el rostro, al igual que olvidarse de quitar el maquillaje antes de dormir, pero existen otros que quizá no te parezcan tan obvios.
 
1. Dormir boca abajo
Quizá hayas visto últimamente publicidades de fundas de almohada suaves para prevenir el envejecimiento. Y si bien varios anuncios no tienen fundamento, sí hay ciencia detrás de esto. Cuando te levantas y tienes la cara marcada por los dobleces de la almohada, esos surcos no son nada buenos. «Son causados por la fricción de la piel contra la funda, y por la rotura del colágeno y del tejido elástico», dice para Allure Debra Jaliman, dermatóloga y autora de Skin Rules. Dormir con la cara sobre la almohada puede causar, con el tiempo, que estas arrugas permanezcan, debido a la repetición del hábito.
 
Además, la gravedad también juega su papel en el envejecimiento. Hay efectos inmediatos de dormir en esta posición: hinchazón y bolsas en los ojos, que están causados por la gravedad, que hace caer los fluidos de tu cara. Con el tiempo, dormir en esta posición provoca flacidez en todo el rostro, según explica Purvisha Patel, dermatóloga y fundadora de Visha Skincare, para Women’s Health.
 
 
2. No tener una rutina de limpieza
Limpiar tu rostro antes de ir a la cama es esencial para remover no solo el maquillaje, también la suciedad y el sudor que se han acumulado durante el día, que pueden tapar tus poros y causar brotes en la piel.
 
Sin embargo, de acuerdo a ELLE, limpiar demasiado el rostro puede llevar directamente al envejecimiento prematuro. Debes limpiar el rostro en la mañana y en la noche, nada más, con productos ideales para tu tipo de piel, usando agua tibia.
 
 
3. Usar demasiados productos diferentes
En lo que al cuidado del rostro se refiere, tu rutina debe ser minimalista. «Los productos que contienen retinol son usados contra las arrugas, y si se mezclan con otros que tienen peróxido de benzoilo para tratar el acné pueden provocar que se reseque y se irrite la piel», dice Patel. Quédate con los productos que ya conoces y que sabes que funcionan para tu tipo de piel.
 
 
4. No hidratarte
«El agua es un importante componente de la piel y de las estructuras por debajo de ella», explica Patel. La deshidratación, a corto plazo, causa piel reseca que aparece hundida y arrugada sobre todo en el área de los ojos. A largo plazo, la deshidratación provoca pérdida de elasticidad de la piel.
 
 
5. Comer demasiado azúcar
El azúcar que no puede ser procesado por el hígado puede irse directamente al colágeno; el cuerpo interpretará estas células como dañadas e intentará eliminarlas. «El colágeno y la elastina otorgan a la piel una estructura soporte», explica Anjali Mahto, dermatóloga y vocera de la British Skin Foundation para ELLE. Perder colágeno es un proceso natural que hace que la piel se vaya «desinflando», pero puede ser acelerado por estos hábitos.

 
 
6. Fumar
El hábito de fumar acelera el proceso de envejecimiento, según la American Academy of Dermatology. Probablemente, mucha gente no sepa que fumar es la causa de que su piel se vea caída y apagada, además de tener más arrugas que otras personas de su edad. Mucha gente que deja de fumar reporta que su piel se ve mucho más sana luego de abandonar este hábito, que además es dañino para la salud en general. Proteger tu piel a tiempo puede darle una oportunidad de regenerarse.

 

Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL