Desde la reina Isabel hasta Marilyn Monroe: los anillos de compromiso más brillantes de la historia

En 1477, el archiduque Maximiliano I de Austria entregó a su prometida, María de Borgoña, el primer anillo de compromiso de diamantes de la historia. En 1947, la famosa joyería estadounidense De Beers lanzó su eslogan: «un diamante es para siempre», que aumentó sus ventas exponencialmente.
Desde la popularización de estos anillos de compromiso, mujeres de todo el planeta han admirado el esplendor de las joyas de tantas mujeres importantes. No solo las de la realeza; comenzaron a circular anillos de diamantes entre las personalidades de la política y del arte. A continuación, te presentamos los anillos de compromiso más grandes, brillantes y hermosos de la historia. Quizá quieras tener a mano un par de lentes de sol.
 
Los anillos de compromiso más hermosos de la historia
Reina Isabel
Aunque no podamos verlo hoy en día en sus manos cubiertas siempre con guantes, el anillo de la reina es uno de los más influyentes de la historia. De acuerdo a The Knot, el anillo está formado por una banda de platino con un diamante de 3 quilates con 5 diamantes más pequeños a cada lado. Es un anillo que tiene más de 70 años de historia, al haber sido regalado a la reina por su entonces prometido, el príncipe Felipe, en 1947.
 
 
Jacqueline Kennedy
La pareja de John Kennedy y Jacqueline Bouvier tuvo una historia tan legendaria como trágica. El anillo de compromiso fue tan único como esta pareja: una esmeralda de 2,84 quilates junto a un diamante de 2,88 quilates formaban un símbolo como el del infinito. Hecho por la compañía francesa Van Cleef & Arpels, el anillo determinó el estilo francés de varios otros que estarían de moda en la época.

 


 

Marilyn Monroe
Su anillo de compromiso más famoso fue en realidad un anillo de casamiento: entregado a ella por Joe DiMaggio el día que se casó con él, consistía en una banda de platino con diamantes cortados en tiras. Un estilo simple que combinaba con el suyo propio.
 
 
La princesa Diana y Kate Middleton
Cuando Carlos, el príncipe de Gales, le propuso matrimonio a Diana Spencer en febrero de 1981, le presentó un zafiro azul en forma de óvalo, rodeado de un halo de pequeños diamantes individuales en una banda de oro blanco. El anillo, que en realidad fue una elección de Diana, levantó varias cejas, ya que no fue hecho especialmente para ella, sino que estaba disponible para la venta general de la colección de la joyería Garrard en aquel año.
 
El príncipe Guillermo entregó el anillo de su madre a su prometida Kate Middleton cuando le hizo la propuesta en 2010, en memoria de su madre, como gesto simbólico. Un anillo verdaderamente atemporal.
 
 
 
 
 
Meghan Markle
El anillo de Meghan sí fue hecho a medida: hecho por los joyeros favoritos de la reina, Cleave and Company, tiene un diamante central que viene de Botswana, el primer lugar donde ellos fueron de vacaciones y se enamoraron. El diamante, por supuesto, está extraído con trabajo y materiales éticos, como no podía ser de otra manera para la vocera del consumismo sustentable dentro de la familia real. Lo más interesante es que el diamante del medio está adornado por otros dos que vienen de un broche de la princesa Diana, por lo que la madre de los príncipes está viva en sus dos prometidas.
 
 
Beyoncé
Lorraine Schwartz es una de las joyeras más reconocidas y cuyas creaciones son más codiciadas mundialmente. Diseñó el precioso anillo de compromiso de Beyoncé y de tantas otras personalidades del arte y de la televisión. Jay Z quiso que su prometida llevara en sus manos una pieza de diamante cortado tipo esmeralda de 18 quilates. Para el tamaño increíble de la pieza, una banda con un diseño simple bastaba.
 
 
 
Jennifer Aniston
Justin Theroux, otro actor estadounidense, le propuso matrimonio a la exprotagonista de la serie Friends con un diamante de 8 quilates en una banda de oro amarillo. Aunque este diamante no fue para siempre, porque el matrimonio solo duró un par de años.
 
 
Kim Kardashian
Kanye West sí que quiere solo lo mejor para su esposa, incluso antes de que lo fuera; fue noticia que, cuando estaba pensando en proponerle matrimonio, Kanye se esmeró por conseguir un el mejor diamante posible. Kim terminó con una joya de 18 quilates en sus manos, también de la joyera Lorraine Schwartz. Se rumorea que costó cerca de 2 millones de dólares.
 
 

Llámanos 833 69 19     Visítanos Julián Carrillo 120 Col. Del Valle
© 2018 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL