Migraña en el trabajo: 5 factores que pueden estar causándote dolores de cabeza tan intensos

Martes, 2 de abril del 2024

En un día laboral cualquiera, probablemente te encuentres con un montón de situaciones molestas que son buenísimas para causarte migraña en el trabajo. Puede que se trate de clientes irritables, plazos de entrega despiadados o simplemente esa persona del cubículo de al lado que se la pasa gritando. Esas partes (a menudo ineludibles) de cualquier trabajo pueden ser una molestia para una persona normal, pero si padeces migraña, puede causarte dolores de cabeza, náuseas, mareos y fatiga.

Aunque es imposible evitar todos los desencadenantes de la migraña en el trabajo, saber qué agrava tus síntomas puede ayudarte a encontrar formas de sobrellevarlo. He aquí cinco estímulos laborales que pueden provocarte un ataque de migraña y cómo afrontarlos.

Estar rodeado de luces brillantes e intensas

¿Alguna vez te has visto en el espejo del baño de la oficina y te has preguntado así es como me veo en realidad?" Tienes que agradecérselo a las bombillas fluorescentes, un elemento básico en muchos espacios de trabajo y algo que puede desempeñar un papel en tus síntomas de migraña.

Aunque el tono extraño del foco podría parecer el problema, en realidad es una pulsación diminuta, casi imperceptible lo que es problemático, le contó a SELF Elizabeth W. Loder, MD, MPH, vicepresidenta de asuntos académicos en el departamento de neurología del Hospital Brigham and Women. "Cuando enciendes una luz fluorescente, hay un parpadeo de bajo nivel; esa visualización puede ser angustiante para las personas con migraña". Pero no es sólo el brillo de arriba el culpable, tu computadora también tiene un tipo de luz que forza tus ojos: la luz azul que emiten las pantallas, incluidos los teléfonos inteligentes.

¿Qué puedes hacer al respecto? Si tu monitor o iPhone es el problema, es importante darle a tus ojos un largo descanso durante la jornada de trabajo, recomienda Nicholas Tzikas, MD, un neurólogo de medicina de Yale que se especializa en el tratamiento médico y de intervención de los dolores de cabeza y otros síndromes de dolor facial.

Puedes probar la regla 20-20-20: cada 20 minutos, concéntrate en algo que esté a 6 metros de ti durante 20 segundos. Optar por unos lentes antideslumbrantes o con filtro de luz azul y dejar algo de espacio entre la computadora y tú (lo ideal son 60 cm) también puede aliviar la intensidad, según el Dr. Tzikas. Igualmente, puedes utilizar lentes de sol si estás al aire libre (y si en tu trabajo te lo permiten). La doctora Oyindamola Ikepo Ogunlaja, neuróloga y profesora adjunta de la Clínica de Cefaleas de Stanford, le explicó a SELF que las pantallas antirreflejantes o tintadas son más cómodas para los ojos.

En cuanto a la iluminación del techo, la Dra. Loder aconseja que intentes acercarte a una ventana y coloques una lámpara incandescente cerca de tu espacio.

Tu compañero de trabajo se baña en perfume y se ríe como una hiena

Las personas con migraña tienden a ser un poco más sensibles al mundo exterior que el resto de la gente, y eso incluye también los olores y los sonidos. En un estudio publicado en 2023 en Scientific Reports, aproximadamente el 78% de los participantes se sentían más provocados por los olores, y los perfumes, el tabaco, la basura, los productos para el cabello y el sudor encabezaban la lista de culpables. Ciertos ruidos también pueden ser un problema importante: aunque las investigaciones demuestran que los ruidos fuertes y prolongados tienden a ser los peores (como las sirenas de la policía y las ambulancias), cualquier sonido prolongado o repentino puede ser un desencadenante de la migraña en el trabajo.

¿Qué puedes hacer al respecto? Los tapones para los oídos o los auriculares con supresión de ruido ayudan a silenciar el mundo exterior, dice el Dr. Ogunlaja. Los olores, por otra parte, pueden crear "una situación muy delicada en relación con la política de la oficina", explica la Dra. Loder, "una cosa es cambiar las luces de tu mesa y otra encontrar la forma de decirle a alguien que por favor deje de ponerse un perfume tan fuerte".

No comes ni bebes suficiente agua a lo largo del día

Si estás tratando de resistirte a la moda de los Stanley Cup, es posible que quieras ceder. La deshidratación puede provocar migraña, y algunos estudios sugieren que beber mucha agua a lo largo del día puede ayudar a evitarla por completo. La caída en picada de los niveles de azúcar en la sangre (porque, digamos, saliste corriendo por la mañana y te saltaste el desayuno) también puede provocar episodios en algunas personas.

¿Qué puedes hacer al respecto? Cuando se trata de la ingesta de agua, no hay una cantidad fija que mantendrá a raya los dolores, pero debes tomar la suficiente como para mantener tu orina bastante clara o de color amarillo claro. Por supuesto, esto es mucho más fácil de decir que de hacer si no puedes tomarte un descanso e ir al baño cuando te apetezca, dice el Dra. Loder. Si puedes, intenta tener a la mano algunos tentempiés ricos en proteínas para picar a lo largo del día (por ejemplo, frutos secos). Sólo trata de evitar los alimentos con una gran cantidad de nitratos, que se ha demostrado son súper efectivos para poner en marcha los síntomas de la migraña en algunas personas.

Vivir bajo los efectos del estrés crónico

Sea cual sea tu trabajo, lo más probable es que te hayas sentido abrumada en algún momento. Los estudios sugieren que aproximadamente el 70% de los síntomas de las personas que padecen migraña se ven desencadenados por el estrés laboral.

Aunque pueda parecer que un único acontecimiento angustioso (como una conversación difícil con tu jefe) es el que más dolor provoca, la Dra. Loder afirma que es posible que no sientas los efectos de un momento realmente tenso hasta horas (incluso días) después. "El estrés emocional y el esfuerzo físico extremo pueden ser un gran desencadenante para algunas personas", explica. "Sin embargo, a menudo [el ataque] se retrasa. Básicamente, si tienes que cumplir un plazo muy importante, es posible que te esfuerces al máximo para lograrlo (sin darte cuenta de la presión que estás ejerciendo sobre tu cuerpo), y luego sientas sus consecuencias cuando deberías estar relajándote y dándote una palmadita en la espalda.

¿Qué puedes hacer al respecto? Estresarse menos no es lo más fácil cuando se trata de ganarse la vida. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a aliviar la tensión (y potencialmente evitar tener síntomas intensos). Es importante que trates de darle prioridad al sueño durante los períodos particularmente estresantes (se ha demostrado que la falta de sueño empeora el dolor de la migraña). Mover tu cuerpo con regularidad (particularmente a través del ejercicio aeróbico) también puede ayudar a reducir la ansiedad y puede contribuir a un mejor descanso también.

Demasiadas horas extra

En algunos trabajos, acabas teniendo que trabajar durante horas seguidas, descansando, comiendo o bebiendo cada vez que puedes, en lugar de seguir un horario fijo. También puedes tener turnos de día y de noche que fluctúan de forma difícil de predecir o controlar. Ambas situaciones pueden hacer que tu cuerpo se sienta fuera de control y provocar migraña, dice la Dra. Loder.

¿Qué puedes hacer al respecto? Si necesitas un descanso rápido para masticar una barrita de proteína, o si necesitas un horario fijo (sólo turnos de día, por ejemplo), puedes acogerte a tus derechos laborales y hablar con tu jefe o con Recursos Humanos. Por lo demás, tendrás que asegurarte de que puedes obtener un tratamiento analgésico lo antes posible para cuando te dé un ataque de migraña, dice la Dra. Loder. Desgraciadamente, esto puede ser difícil en muchos entornos laborales: "Sé que muchos de mis pacientes me dirán que retrasan la toma de sus medicamentos debido a reuniones u otras actividades en las que la gente simplemente no puede dejarlo todo, lo cual sabemos que aumenta la probabilidad de que el tratamiento de un ataque individual no tenga éxito".

Recuerda que la migraña es una afección neurológica grave, y que puedes seguir teniendo síntomas incluso después de hacer todo lo posible por prevenirlos: "No es culpa tuya si tienes un ataque de migraña a pesar de tus mejores esfuerzos por controlar algunas de estas cosas", dice la Dra. Loder. Las personas rara vez tienen un único desencadenante, y la combinación de factores ajenos al trabajo (tráfico, problemas familiares o consumo de alcohol) también puede ser un problema. "Otras veces, puede que no hayas hecho nada 'malo' en absoluto y sigas teniendo síntomas", dice la Dra. Loder.

Independientemente de lo que te ocurra en la vida, te ayudará estar cerca de un equipo médico para obtener el apoyo que necesitas. Juntos, encontrarán un tratamiento que, con suerte, te ayudará a sentirte lo mejor posible.

Fuente: glamour.com

 

Llámanos 444833 69 19 visítanos en Julián Carrillo 120 Col. Del Valle | Contacto
© 2024 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POLÍTICAS DE PRIVACIDAD Y AVISO DE PRIVACIDAD INTEGRAL

"Este sitio web y sus páginas, son propiedad de Asesoria Potosina a la Publicidad S.C. Parte del contenido que aparece en él, incluyendo algunos textos, gráficos, datos, imágenes fotográficas, imágenes en movimiento, sonido, ilustraciones, software y la selección y disposición de los mismos, son propiedad de Asesoria Potosina a la Publicidad, S.C., de sus colaboradores, reporteros, editorialistas, periodistas, articulistas, participantes, fotógrafos y anunciantes, además algunos contenidos están sujetos a Derechos de Autor y/o Marcas Registradas; por lo que está prohibida la reproducción total o parcial de su contenido, sin el consentimiento de sus titulares. El punto de vista, de los colaboradores, reporteros, editorialistas, periodistas, articulistas, participantes, fotógrafos y anunciantes, no representan ni reflejan necesariamente el punto de vista de la empresa indicada, el cual es de la estricta responsabilidad de cada uno de ellos."